viernes, 10 de julio de 2009

El camión de los Helados ¡Hoy Fresa y Piña!


“… las interferencias perturbaron mi sueño. El silencio rápidamente fue roto, y mi oído derecho sufrió las consecuencias. La radio. El despertador había saltado sin previo aviso y el dial no funcionaba en ese momento. Un manotazo seco y todo aquel ruido cesó al instante.
Mi sueño se había acabado y mi cabeza volvía a funcionar, pero antes de nada necesitaba buscar a ese ser que me alimenta por la noche, que juega con mi cuerpo y explota mis sentidos. Sutilmente estiré mis brazos…”

El segundo acto de mi obra de teatro universitaria comenzaba así. Los personajes eran estupendos. Solo quiero decir que yo hacía de una madre adicta a Lola Flores, con un vestido de cola que utilizaba hasta para salir a la compra.

Locos en el entierro



Cordelia.

3 comentarios:

Iván Avello dijo...

ok, jaja
pues ahora ya te firmare aquí!
abrazos

Brandon dijo...

¡Como me gusta Cordelia!.Cada día enteramente más suyo....Rendido a sus pies eternamente, no deje de escribir jamás!!!!!!!
(Y de soñar, aún menos)

Manoli Piruletas dijo...

Cordi, Cordi y su agetreada vida!!