domingo, 27 de febrero de 2011

viernes, 11 de febrero de 2011

¡Parejas de Youtube que me hacen reír!

¡¡Eres estrábica!! Pues tú, ¡¡extramongola!!! ¡Tía! – sentenció la Duquesa de Mout Levé mientras bebía a sorbos su té inglés.

domingo, 6 de febrero de 2011

¿Alguna vez habéis flirteado en un ten hotel en un asiento del vagón turista?

Empiezas lentamente. Como siguiendo al tren en su acelerón hacia la velocidad constante que tanto le cuesta alcanzar.

Tu cabeza se zarandea en el cabecero del asiento. Tu pelo se pega a la alfombrilla higiénica que tienes detrás. El subconsciente te atrae a la realidad en períodos cortos de tiempo. Tus ojos se abren dejando las pestañas unidas para dar ese aire de misterio propio del cine negro. Te fijas. Miras otra vez y ves que la persona que tienes en tu misma fila pero al otro lado del pasillo está haciendo lo mismo. Cada vez la mirada se mantiene más tiempo. Un niño gallego con su abuela rompen momentáneamente la atmósfera. Maldito niño. El movimiento del tren se sincroniza con tu corazón acelerando cada vez más fuerte como él. Ya estás despierto. Te estiras. Miras por la ventanilla. Haces que mandas un SMS. Pero lo único que haces es querer llamar su atención. Se levanta para que veas su cuerpo. El aire es el mismo pero el calor 20º por encima.

Vas ha llegar a tu parada y se te acaba el tiempo. La gente no tardará en levantarse y tu objetivo se perderá. Se ha perdido. Te encuentras en el andén tirando de la maleta mirando al frente y buscando a esa pasajera.

Ya es tarde. Ahora solo deseas que en el cercanías te suceda lo mismo. Ese flirteo ferroviario.

viernes, 4 de febrero de 2011

Clases de Medicina Avanzadas (II)


Segunda Lección: Anatomía Inmaterial.

Hoy hemos tenido que repasar con los residentes dos partes “importantes” del ser humano que nunca deben mezclarse:

“Cerebro y Corazón”

Comenzamos con el primero, el cerebro, órgano necesario, importante y tan lógico en su concepto como ilógico en sus actos. ¡¡NECESARIO!! Lo necesitamos para enamorarnos, para pensar a quien querer y no dejárselo al corazón.

Corazón: simplemente un órgano que ocupa espacio, que duele cuando lo utilizas y ¡CUIDADO si lo abres, ya que al cerrarlo siempre necesitaremos hilo de nylon y os aseguro que el hospital no está para tantos gastos! Si cerramos un corazón lo haremos con alambre, ya que no apostamos por la cordura del paciente ni siquiera que lo necesite de nuevo.

Terminó la clase y aclaré una cosa importantísima que siempre deben tener presente en el examen:

“¡Si tenéis que decidir a que órgano salváis, no dudéis ni un minuto que por quien tenéis que apostar es por el cerebro!”


*Las palabras en mayúsculas serán

importantes a la hora de estudiar.