martes, 4 de septiembre de 2012

En busca del amor – Día 8 - Caos en Manilva (Parte I)

Después de esperar más de quince minutos a mi prima (y luego dicen que yo soy la tardona de la familia… Manda HUEVOS), cuando el taxi ya iba por 30€ (de los cuales mi prima va a pagar 19, 20, 25…) me escribe Lorena y me dice que nos vemos en el aeropuerto. Genial, una menos por la que tenemos que esperar….

Cuarenta minutos más tarde de los planeados, llegamos al aeropuerto como completas divas que se iban a la semana de la moda de Nueva York, en vez de tres chicas de ciudad que iban a un pueblo del sur a pasar unos días, a una boda que nos iba a sacar de quicio y a beber y ligarnos a todos los hombre posibles. ¡¡Llevamos el cartel de libres y nadie nos lo iba a quitar!!

Maletas facturadas (si, llevamos de todo, desde tacones de infarto que solo nos podremos en la ceremonia, dos o tres planchas del pelo (no sea que una se joda deje de funcionar…, yo también considero ésto una estupidez), un secador, ya que todo el mundo sabe que en los hoteles nos pueden poner gato por liebre y modelitos como para vivir en Andalucía tres años sin necesidad de poner lavadoras…)

Yo conecto el GPS de “Buscolove(L).com” (¡¡SIIIIII!!! , una nueva aplicación, que todavía está en su versión beta, que funciona a trompicones, pero que me encanta. Conecta con todo el mundo que tenga la aplicación de “buscolove(L).com” y podemos chatear en el momento. Veo que los del portal se están poniendo las pilas y eso me encanta). Busca que te busca, busca que te busca… encontramos mujeres, viejos, bromistas,… y un piloto de aviación que por las fotos no tienen mala pinta. Mmmmm, tengo una hora y media antes de embarcar, ¿por qué no voy a hacer unas prácticas gratuitas en este mundo de la aerodinámica y la mecánica aérea que tanto me gusta?

Le escribo. Tarda en contestar, pero veo que ha visto mi perfil… No me contesta. ¡¡Me cago en la p***!! Adiós a las clases de vuelo. Continúo cotilleando por la red. Nada interesante. Guardo el móvil e intento sociabilizarme con mis amigas. Están enzarzadísimas en una discusión sobre combinaciones de colores arriesgadas… Paso de ellas, me pongo las gafas, cojo el bolso y me voy a por un agua.

Contemplo el panorama, las revistas, los souvenirs, la pobre gente dormida como perros abandonados, la gente extraña que siempre recorre esos pasillos y por supuestos los culos entrajados de los importantes empresarios en vuelos de trabajo…

Me estaba colocando las gafas después de haber visto a un HOMBRETÓN de metro noventa, cuando en la esquina de la cafetería con la del pasillo de llegada de un avión, choco con alguien. (Menudo mes de hostias gratuitas). No llego a caer del todo pero tropiezo. Unos brazos fuertes me sostienen y yo levanto la vista. ¡¡ES MI PILOTO!!  (Bueno, o eso creo. VIRGEN DE LAS ANGUSTIAS, como cambia la gente. Este señor será piloto y profesor en la universidad del famoso programa de retoque digital, como mínimo. O las fotos son cuando la Expo de Sevilla….) Me mira, yo con cara angelical sonrío (que voy a hacer, ¿correr?), me dice: “¿Patri22_0?”. Yo, blanca como las baldosas del suelo contesto: “Scusa, io non parlo spagnol. Grazie. Bona sera” (Él no hablaba italiano, me lo dijo su perfil en “buscolove(L).com", yo tampoco, se nota cuando digo “Buenas noches” en vez de “Buenos días”…)

Me levanté dignamente, me puse a caminar, saqué el móvil, y comencé a maldecir con las pocas frases de una canción de Laura Paussini que me aprendí de niña en italiano para impresionar a un compañero de intercambio, hasta que lista de mí, descubrí que era francés, no sin antes hacer el ridículo delante de todo el colegio.

Me reencontré con mis amigas. Corrimos a la cola del embarque y les conté mi pasional aventura con el fiasco de piloto. (Qué mala suerte).

Apagué el móvil, no sin antes ojear si algún malagueño me interesaba… y debo decir que hay algún candidato con el cual podré tomar un mojito en estas noches de calor….

Dos horas y quince minutos después, nos ponemos las pamelas y bajamos las escaleras de esa avionucha que no tengo ni idea de cómo se ha mantenido en el aire sin hacer una versión catastrófica de Lost. Maletas en mano, taxis en la puerta, dirección en la agenda, rumbo al pueblo famoso.

Que paisajes más bonitos tiene Málaga, que calles, que piedra, que ZZZzzzz (me dormí la hora que duró el viaje).

Nuestra amiga nos espera con un séquito del personal del hotel en la puerta. Eran al menos cuarenta. Nos abrazamos, besamos, cotilleamos, miramos y le preguntamos si está nerviosa. Lo típico antes de casarse… Mientras nos adentramos a esa maravilla de hotel que ella y su futuro marido nos pagan, nos dice que esta noche tiene cena con la familia del “futuro” marido. Que disfrutemos de Málaga y que mañana a las 19:00 horas, comienza la despedida de soltera más cara, alocada, llena de hombre y por supuesto de alcohol, que la VISA ha podido pagar. Nos advierte que hagamos lo que hagamos, a las siete de la tarde en la azotea del hotel… (Quién me diría a mí que me iba a ser tan difícil llegar….).

Cada una de nosotras al entrar en la suit individual, hicimos lo mismo. En primer lugar, gritamos al ver de todo lo que disponíamos. Yo revolví en todos los cajones, miré todo lo que me podría llevar en la maleta, me tumbé en la cama de agua, puse la MTV y me fui a dar el baño más relajante que esta maravillosa bañera y sus mil chorros me permitió.

A las 0:00 habíamos quedado en el bar del hotel. Allí comenzaría nuestra aventura. Dos martinis después comenzaba la noche.

Íbamos relucientes. Mi vestido palabra de honor color granate quitaba el hipo. Gracias a él, bebimos más de media botella de tequila a chupitos gratuitos… (Una, que sabe!!) Lorena iba rompedora. Sus pantalones negros hasta el tobillo, con una camisa semi transparente blanca dejaba ver ese maravilloso sujetador negro que tan buenas tetas le hacía. El bolso en un verde botella a juego con los tacones, nos sacarán de más de un problema esta noche…  Sandra, mi prima, era la más espectacular del trío. Su falda larga, de un dorado muy suave provocaba la ilusión de que midiese varios centímetros más, eso y las plataformas de 15 cm. que tenía por debajo. Todo ello acompañado de una sutil, pero carísima camiseta (que miré la etiqueta) de color blanco.

Listas, divinas, rompedoras…. Pero sin hombre. Rápidamente solucioné ese problema. Saqué el móvil en lo que el taxi venía a recogernos. “Buscolove(L).com” siempre te saca de cualquier situación solitaria. (Eslogan de la página, jolines, tengo que hacerle publicidad, ¡¡entendedme!!) Tenía a dos chicos mirados, un banquero de 35 y un bombero de 29. Para que engañarnos, teníamos la noche juguetona y nos decantamos por el bombero.

El mensaje fue claro.
“Estamos tres chicas solas por Málaga. No queremos pesado, babosos, ni horteras. Tenemos clase, somos guapas y queremos pasárnoslos bien. A mí ya me conoces (por las fotos de perfil y eso). Quedamos en el primer bar del puerto. Llevo a dos amigas, trae tú a dos amigos, tan impresionantes como tú. Si en una hora no te veo por el bar. Encantada y adiós. Un beso, guapo”.

Soy tan dura cuando quiero algo (jajaja). Su contestación, si quitamos las babas, fue “Allí nos vemos baby (esta coletilla ya se la quitaré yo). Mis amigos forman parte de mi agrupación de bomberos. Nos vemos en una hora.”

Efectivamente, una hora después, tres armarios como los de Ikea entraron por la puerta. Todos con su barbita de tres días, vaqueros, camisa con las mangas remangadas y lógicamente una sonrisa rompedora. (PUNTO TRIPLE PARA “BUSCOLOVE(L).COM”)

La charla fue impresionante. La conversación no terminaba, al igual que el cava. No parábamos, todas estábamos pletóricas, estábamos en nuestra salsa. Poco a poco comenzamos un contacto más íntimo.

Yo debo reconocer que me dejé llevar. Nico era perfecto. Y si no lo era, verdaderamente no quería descubrir su error. Mis amigas y yo comentábamos la noche en los baños de las discotecas.

Todo cambió cuando nos propusieron ir al chalet de uno. Yo dije que sí. A Lorena le daba un poco de pudor, pero al sentir la lengua de Santi en su garganta, se lo pensó mejor y aceptó. Sandra no nos iba a dejar solas. Mandamos un mensaje al hotel y a mi amiga y le advertimos que llegaríamos pronto.

El alcohol y el bomboleo del coche me adormecieron. Llegamos no sé cuantas horas (en mi caso, lo traduzco en cabezazos de lo dormida que iba).  Vi aquel chalet y se me quitó el sueño, bueno eso y lo que me esperaba encima de la cama con un pequeñísimo calzoncillo. Reconozco ante vosotros/as lectoras /es que ha sido el polvo más maravilloso, salvaje, memorable y recordable que he tenido. Que pasión, que manejo, que saber jugar,… ufff. Me dejó tan cansado que me dormí de inmediato.

Por los gemidos de mis amigas, ellas también disfrutaron bastante.

Mis ojos comenzaron a abrirse unas  cuantas horas después. Estaba sola en la cama. Me puse lo primero que vi y salí. En la terraza estaba mi hombre, bebiendo un zumo de naranja que gentilmente me ofreció. Le besé y le quité el zumo. Continuamos charlando (no solo fue un polvo, sino que tuvimos conversación al día siguiente).

Le pregunté la hora. Él me la dijo sin mucha preocupación. “Son las siete cariño” dijo. ¿LAS SIETE? Vamos a llegar tardísimo a la despedida. La hemos cagado. Miro el móvil. Quince llamadas de la novia. Dos mensajes y el tercero acababa de llegar. “O llegáis en una hora o no vais a la boda, y lógicamente todos los lujos los pagáis de vuestra cartera. Besis”.

Me pongo a gritar como una loca. Despierto a toda la casa. Salen todos de sus cuartos. Pelos alborotados, pantalones a medio poner. ¡¡Necesitamos salir de aquí ahora mismo!!

Cuando de repente, mi bombero, me muerde el cuello y me dice: “Estamos en Molvízar, disfrutemos”

¿¿¿¿MOLVÍZAR???? ¡¡ESO ES GRANADA!!
– grita mi prima Sandra (una diosa de la geografía…)

Os quiero. Patricia.

Pd: Historia exagerada, pero basada en sucesos reales…
Pd 2: ¡¡NO SÉ SI LLEGAREMOS A LA DESPEDIDA!! ….

*Patricia dedica este texto a una personita que está un poco baja de ánimos últimamente. Ya sabemos que el amor nos deja siempre tocadas. Para ella el texto :)



2 comentarios:

Anónimo dijo...

Ai ai ai esta Patri....q siempre lia alguna jajjaa...pero aun asi ......ME ENCANTA jaja

Maria

Anónimo dijo...

:) ya sabes q me gusta mucho pri. Me encantan estas lecturas nocturnas. La patri dik sabe, habra q aprender...jeje

muak
mir......(iam) jaja