domingo, 21 de octubre de 2012

En busca del amor – Día 10 – La boda.

¡Amigas! Estoy que no estoy. Parezco el oso panda más huraño de todo el bosque. He dormido fatal. Peor que la Reina Sofía cuando se enteró que “La Leti” estaba divorciada y que era periodista. (Os preguntaréis, que cómo sé que Sofi (con toda confianza) no durmió nada. Pues es muy simple, hijas mías, que una tiene clase, dinero y sabe con quién se relaciona…. O que casualmente, la ama de llaves de la reina y yo, vamos a la misma podóloga y claro, estamos en España y nos gusta más un cotilleo que a Malú, la expresión “Color de Voz”).

Pues al tema. Que he tenido una pesadilla horrible. La cosa era que yo estaba sentada en un sofá giratorio con un pulsador. A mi derecha, mi madre. A la izquierda, y dos sofás más para allá, mi prima, (maldito sofá este incómodo que mi sueño ha fabricado) y en el más cercano al mío, Cupido. Verdaderamente era un bombón de metro noventa, con unos pezones que si hubiesen sido galletas María, yo hubiera desayunado todo los días encima suya… y debajo o de lado y creo que hasta tomaría el biberón… jajajaja. (Mentes sucias) Como iba diciendo...mi Cupido, tenía un bóxer maravillosamente pequeño, de un blanco nuclear. Dos alitas y un arco. Por cierto, no era rubio y si un borde de mucho cuidado. Y yo me preguntaba ¿cómo este señor nos va a enamorar con sus flechas si es la persona más cortante que Dios me ha obligado a conocer, aunque fuese en sueños? Vale, vale, que yo no fuera la reina de las sutilezas al intentar meterle fichas y que los botones de mi camisa casi le sacan un ojo cuando delicadamente me incliné sobre él y su paquete para tocarle las alas… :)

Mientras babeaba por el dios que tenía a mi lado. Todo se apaga y comienzan los focos a girar a lo que tenemos a nuestras espaldas. Es decir, el escenario. Oigo unos tacones, un carraspeo y de repente una gran voz femenina. La conozco, sé quién es. Dio las campanadas el año pasado. ¿Ella va a ser la presentadora? ¡¡NOOO!!

Me intento relajar. Pierdo el hilo de la presentación. No sé las normas. La he cagado. Intento prestar atención.

“Esta noche tendremos a todos los ex novios, líos, amantes y personas importantes del género masculino que han mantenido algún tipo de relación con nuestra protagonista, Patricia”

T-I-E-R-R-A      T-R-Á-G-A-M-E.

“Cada uno dará en tan solo 20 segundos, el motivo por el que merece una segunda oportunidad en la vida de nuestra joven “Julieta” de hoy”

¿Me ha llamado Julieta? ¿¿Busco a un Romeo?? ¿Me puedo quedar con Cupido?

“… cada una de las personas sentadas en los sofás, podrá pulsar el pulsador durante esos 20 segundos. Lo que significa que nuestra trampilla se abrirá y llevará al concursante a la siguiente etapa del concurso. Cada miembro, solo podrá pulsar una vez. Si ellos pulsan, abandonarán el plató e irán a la sala de concursantes a dar las pautas adecuadas para ganar el corazón de Patricia”

¡¡QUIERO DESPERTARME YA!! (¿Todo el mundo debe conocer mis fracasos amoroso?)

“Demos las gracias a “Buscolove(L).com”. Sin ellos, este programa no podría llevarse a cabo.”

HIJOS DE P*** (¿Dónde se ha quedado la privacidad, la intimidad y todos mis derechos? ¿DÓNDE?)

La presentadora se despide y comienzan a pasar voces masculinas conocidas para mí. Doy las gracias por estar de espaldas y no verles. Me hubiera muerto. Cada uno parecía que decía lo primero que se le pasaba por la cabeza. ¿Nadie va a luchar por mí? ¡¡MARDICIÓN GITANA PARA ELLOS!!

La primera en pulsar es: MI MADRE. Ella se lleva a Juan, mi amor de instituto. (La voy a matar). La siguiente, y casi a la vez que mi madre, es mi prima… Y se lleva a Mario (EL DE LA DESPEDIDA DE SOLTERO…)

La situación no puede ser más lamentable. Solo quedamos Cupi y yo. Le hago ojitos y pasa de mi. Puto payaso. ¿Será gay?... De repente, una voz grave me saca de mis pensamientos sobre la orientación sexual de Cupi. Es Andrés. ¿Está participando en esto por mí? En menos de dos segundos, y mirando por el rabillo del ojo, veo que la musculoca que tengo a mi lado está a punto de darle al pulsado. Yo, grito como una hiena hambrienta y consigo llevarme a Andrés antes que nadie.

De repente, no sé cómo, pero termino asomada en un balcón rodeada del séquito de familiares, amigos y del semi dios semi desnudo con problemas de orientación a mi lado. Finalmente logro enfocar la vista y veo que debajo de nosotros hay un laberinto de setos altos. Nuestros elegidos (Juan, Mario, Andrés y Nico). La maldita presentadora rubia da la señal y todos comienzan a correr. Deben encontrar la salida, que tristemente, es la puerta de la tienda donde trabajo… Nosotros, desde las alturas, damos indicaciones a nuestros concursantes para que lleguen a la meta. Solo van a salir dos de este juego. Los dos, con los que tendré una cita.

Ay, me sentía como Britney Spears, en “Baby one more time”, UNA COLEGIALA. Todos esos hombres peleándose por mí… Puede que hasta este sueño no fuera tan malo. Lógicamente, mi vida es más negra que el chapapote de las playas gallegas y todo lo que parece una cosa, termina siendo lo contrario. Debe ser cosa de mi amigo K (Karma).

Juan ha caído. Uno menos. Nico está en cabeza. Mario y Andrés se han perdido un poco. Ahora que miro al monitor (estamos a la última en tecnología. Debe ser que la crisis y los recortes no han llegado a mi sueño), veo que la organización ha querido joderme un poco y han metido a modelos despampanantes para seducir a “mis hombres”. Son hombre, que puedo decir. Los dos caen lentamente en esas melenas largas, con ojos de zorras entrenadas y claramente, que no llevasen ropa, también les ayudó a que ellas ganasen y ellos se decantasen a perder.

Las modelos parecían que tenían el terreno ganado, pero de repente y como que no quiere la cosa, yo me encuentro también en el laberinto. Mi mano sujeta la de Andrés. Tiro en una dirección. Él y la modelo en otra. Le intento agarrar la cabeza. Mirarle a los ojos. Le grito e incluso, le muerdo. Ahí raciona (La que sabe, sabe). Me sonríe y con un desgarro en mi alma, me dice que se agobia y que necesita un tiempo…

Durante todo ésto, un gran reloj de arena en forma de corazón cuelga sobre nuestras cabezas (yo ya dije que estaba loca….) Una vez Andrés terminó sus palabras, el reloj se rompió y la arena comenzó a llover sobre nuestras cabezas. No paraba. Me estaba ahogando.

Una estridente ALARMA evita que termine cual croqueta rebozada en arena. Bueno, como todo en mi vida. Comienza la contrarreloj. Pero bueno, mi mente está en dos sitios todavía. Las palabras de Andrés y ¡¡QUÉ SE CASA, SE CASA!! Jooooo, que todo el mundo se empareja, ¿qué está pasando en el universo? ¿Quién es el que ha dicho que la vida se debe vivir en pareja? ¿Dónde quedan los tríos? ¿Los cuartetos? ¿Las bandas? ¿Las orgías? (Pensándolo bien, te imaginas vivir con siete personas (por decir un número bajo, ya sabéis que yo soy de número de tres dos dígitos….)  en la misma casa, dormir con ellas…. Uffff, lo de la orgía lo eliminamos)

Una hora y cuarenta y cinco minutos, ya estamos listas. Bueno, todas menos la novia, claro. Ella está entre el limbo, la histeria pre-boda y puede que otra realidad paralela a la nuestra donde mezclan cloroformo con ginebra en cantidades industriales. ¡VAMOS, QUE ESTÁ GILIPOLLAS! (Sí, hemos discutido seis o siete veces cada una con ella).

La vida en el hall del hotel estaba siendo mucho más relajada que en la planta donde la novia estaba dejando todo patas arriba. Yo, como buena amiga, me baje a controlar la mercancía, quiero decir, los invitados.

De repente, un olor empalagoso penetró en mis fosas nasales. Algo entre algodón de azúcar, chicle de fresa y gotas de agua de rosas… (Yo también vomité la primera vez que esa colonia entró por mis fosas y poros…) ¡¡Tardé semanas en sacarla de mi cuerpo!!

Ya conocía esa “fragancia”. Ese olor era señal de que el demonio estaba en la habitación. Una mezcla entre Satanás, la vena de María Patiño cuando se pone nerviosa, cualquier torturados de la Inquisición y el tabique nasal de cierta “mujer” de un famoso torero español que por desgracia también sacó un single veraniego titulado “Toa,Toa,Toa”.  Y por supuesto yo lo conocía. No quería girarme, pero tuve que hacerlo. Fue muy lentamente, casi  a cámara lenta. El contacto visual fue inevitable. Era mi peor enemiga y siempre lo dejamos claro. La primera vez fue cuando me tiró a la piscina con uno de mis mejores vestidos de alta costura (jo*** para uno que tengo y termina de cloro hasta las costuras…). La segunda cuando la encerré en el guardarropas hasta que sus lloros provocaron la histeria de alguno de los invitados a la fiesta de cumpleaños de mi amiga, la novia.

Esta era nuestro tercer encuentro.

Poco a poco fui contemplándola. Sus zapatos de charol verde oliva,  golpeaban las baldosas azul marino del hall con una sutileza desconocida para ella. Continuaba con unos horteras calcetines de puntilla hasta la mitad de la pantorrilla. Una pantorrilla lisa, puede que incluso con unos estratégicos tacones se rompiera con facilidad… (NOTA MENTAL. GUARDAR.) Todo ello acompañado de un pomposo vestido, que claramente se veía que era el de la comunión, pero con unos pequeños arreglos… (Que cutre era, por dios).

Sus ojos y los míos se cruzaron. Yo como una reina, saludé. Ella me lanzó un beso con sus guantes de terciopelo. Nos acercamos y nos dimos dos besos en el aire, mientras intercambiamos las típicas frases de cortesía.

“Pero que mona va la niña de comunión, ¿seguro que no tienes que confesarte de nuevo?” Le dije con un tono de sutileza y educación (o por lo menos lo intenté)  “Ohhh, la zorrita soltera me está dando consejos. Primero adelgaza puta foca y luego habla con clase”. Contesta la puta niñata de 15 años con una sonrisa tan elegante que hasta me dieron ganas de sacar la barra de acero inoxidable que sujetaban las cortinas y romperle la cabeza a golpes.

Si amigas, mi peor enemiga había llegado. Tiene 15 años. Nos odiamos y creo que perderé la compostura en más de una situación durante esta boda. ¡¡PUTA NIÑA DE LOS HUEVOS!!

Mientras pienso como joder, quiero decir, romper las rodillas a esta niñata, a ver, no penséis mal, con que tropiece y se coma todo el suelo me llega, si eso suena menos violento…. Bueno, como iba diciendo, mientras mi archienemiga y yo estamos en el hall, me llega un mensaje de Andrés. (Sí, estoy sonriendo mientras escribo ésto…)

“¿Cómo va la chica más mona de esa boda? ¡¡Seguro que radiante!! (Podías mandarme una fotina, que me tienes en ascuas…) Disfruta como tú sabes. En breve nos vemos. Un beso.”

Me tiene como una perrita enamorada de su dueño. Me siento protagonista de aquel programa mañanero sobre un entrenador perruno de cierto origen latinoamericano. El ordena, yo ladro y me da un hueso. DIOS MIO, SOY MÁS SIMPLE QUE UNA AMEBA… (Ya sabéis, un protista unicelular del género Amoeba. Chicas, cultura básica. Cultura estándar. Jajajaja.)

Bueno, al tema. Pues nada, me manda el mensaje. Me pongo un poco calentona y taconeo al baño de la planta inferior. Había más lujo allí, que en toda Mallorca. Estaba de piedra ante tanto brillo. Me sentía tan cani (no saquemos el tema del Nick...) al contemplar tanto brillo. (ME LO QUITAN DE LAS MANOS, ME LO QUITAN DE LAS MANOS…)

Pues una vez mis pupilas volvieron a su posición inicial, mis dientes doloridos de haber mordido el grifo para saber si era de oro o no y mis bragas por los tobillos…. Me dispuse a la sesión fotográfica más digna de cualquier revista masculina que de una “amiga” que manda fotos a su “amigo”. (Sí, yo también creo que hay que ir definiendo esta relación. ¡¡Aunque sea un poco!!)

Una vez terminado el book, comienzo a reenviar. Pero yo soy de esas mujeres que no tienen paciencia, o por lo menos la mía es muy pequeña por lo que añado todas y los archivos comienzan a enlazarse bajo el famoso mensajito de…“Subiendo archivos en cola”. Yo, cual Princesa Real de Baviera, hago un corto pis, me acicalo, reviso el maquillaje y antes de que pudiera darme cuenta, ya estaban aporreándome la puerta, metiéndome prisa, que la novia necesitaba mi consejo sobre algo del velo…. (SOY TAN IMPORTANTE SIEMPRE) Entre las maravillosas prisas, dejé el móvil en el baño...

Continuamos con la boda de dimensiones antológicas…. Una vez solucionado los problemas del velo, el paro español, la prima de riesgo, los baldosines de la entrada de la catedral y haber regado una rosa blanca, por órdenes de la novia, que según ella estaba más muerta que viva y era una clara señal que su matrimonio iba a seguir la misma dirección…. Nos encontramos caminando hacia el altar.

Ya sabéis como va esto. Taconeo. Taconeo. Colocar la cola de vestido. Mirar al cura. Cura habla. Cura pregunta. Uno repite. Otra repite. Se miran. Sonríen. Yo miro a los amigos del novio. Ellos sonríen. Yo hago un mini casting y ya tengo favorito. El cura me mira porque no presto atención. Agacho la cabeza arrepentida. Y DE REPENTE, suenan todos los móviles posibles habidos y por haber en la iglesia. Todos avergonzados, intentan ponerlos en silencio cuando… un estallido de murmullos, gritos, caras de asombro y puede que el sonido de mi dignidad rompiéndose irrumpen en la iglesia.

Mi prima Sandra, me pasa el móvil con la mandíbula desencajada, roja y con los ojos desorbitados. En la pantalla estoy YO. DESNUDA. EN UN BAÑO DE LUJO. SON MIS FOTOS CALENTORRAS. Aumenta mi temperatura de una forma drástica. BUSCO A LA MALDITA NIÑA, ME SONRIE, ME ENSEÑA EL MÓVIL Y ME PONE MORRITOS. (Se ha pasado. Se ha pasado).

El cura se ha quedado sin aliento.  Es mi momento. Parece que el karma me había predispuesto para ésto. Cojo el micrófono “sagrado” del siervo de dios y comento:

“Queridos amigos… Ya sé que este discurso tendría que haber sido después de que los novios cortasen la tarta… pero ante tal inesperado acontecimiento, donde me habéis visto más de lo que yo os he visto a mucha gente de esta iglesia. Bueno, esperad que mire… (Número arriba, número abajo). Si, vosotros me habéis visto más, debo anticiparlo y lo hago ahora.

Al futuro matrimonio, les deseo lo mejor. Que luchen por este amor verdadero, por todos los pequeños y grandes gesto que les hacen ser unas personas maravillosas. Que se cuiden, mimen y se respeten de aquí hasta el fin.  Eso es lo más bonito de tener a tu alma gemela a tu lado.

Espero que el universo sea justo y haga que cada una de las personas solteras de esta iglesia, encuentren a quienes les completen eternamente. Que descubran el amor y que tengan cuidado con las redes sociales, mirad mi caso. Puede que hoy tenga más éxito que ninguna, no os enfadéis mujeres, ellos ya me han visto desnuda y saben lo que pueden encontrar. (Ahora ya sí que sí, soy la ZORRONA MÁXIMA de la ceremonia).

Os quiero chicos y me alegra poder ser testigo de esta unión”

La ceremonia pasó rapidísimo después de mi querido show erótico festivo, mi discurso buscando enemigos y el rapapolvos dirigido a mi archienemiga por parte de sus padres y también de la mía. (Que conste que yo nunca fui partidaria de las bofetadas, pero se la merecía)

Suena mal decirlo, pero me sentí tan importante esa noche. Todos los invitados querían una foto conmigo. El fotógrafo no daba abasto. Pero justo en esa nube de flashes, besos, apretones de mano y cansancio, recibo un mensajito. (Intriga MODO ON). Lo más gracioso es que no pude abrirlo. Vi que era de Andrés, lo único que me permitió el móvil antes de quedarse sin batería. Lógicamente en esta carpa a más de 25 kilómetros de mi habitación de hotel, dónde estaba el cargador descansando plácidamente, no pude hacer otra cosa que esperar con ansias por llegar y leerlo. No tenía otra cosa que hacer, si os soy sincera, y claramente la ginebra fue la culpable. Ella me llamó, me sedujo y yo soy muy considerada, todas los sabéis. Ayyyyy reinas, el alcohol me hizo pensar que 25 kilometritos no eran nada y lista de mi, comencé a caminar cual peregrina en dirección a Santiago.

Como es normal, no aguanté ni 45 min caminando cuando comencé a hacer autostop. (Quiero aclarar que iba borracha y que no soy de esas a las que les gusta el cruising, pero quería llegar al hotel) Gracias al cielo, a mi familia y a mi tía, por educar a mi prima como una verdadera diosa de la naturaleza, del control y de la vigilancia. Ella vino a por mí. Monté como pude en el asiento de copiloto y vi a mis otras dos amigas, y damas de honor, durmiendo en los asientos traseros. Sonreí a mi prima ante la situación y continuamos el viaje.

Siento deciros que ni me acordé del móvil. Me dormí como una niña pequeña. Y si por la noche no me acordé, a la mañana siguiente teníamos que volver a casa como almas que llevaba el diablo, ya que yo trabaja por la tarde. Las prisas, la resaca y lo obsesión por no dejarme nada  no me dejaron ser yo misma. Ni prestar atención a la tecnología.

Todo pasó tan rápido, que hasta que no entré por la puerta a primera hora de la noche, a mi apartamento no me di cuenta del móvil. Lo enchufé y esperé a que racionara. Algo me indicaba que no me iba a gustar lo que iba a leer. Llamadlo intuición femenina, síntomas de la regla o tal vez una “sobredosis de amor” con la boda y todas mis andanzas sureñas. (GRACIAS A DIOS, ME EQUIVOQUE, o ¿no? Tendréis que seguir leyendo…)

Mientras aparecía la pantallita de introducir el código pin. Encendí también el pc. (Gastando electricidad, si señora, que está barata). Lógicamente, entré en “buscolove(L).com”. Nada interesante. Me dispuse a vigilar el perfil de Andrés. Nada. No lo encuentro. Ha desaparecido. Se lo ha borrado. ¿CÓMO? ¿QUÉ COÑO HA PASADO?

Intento entrar en los mensajes de la página, a ver si desde allí, puedo pulsar su Nick y entrar. Nada. 

El móvil ya reacciona. Me llegan cuatro o cinco mensajes. (Qué importante soy). Son de Andrés.

Mensaje 1: “Me han encantado las foto, tontina. Son más de lo que te pedí. Jaja. Veo que has tenido la mañana juguetona. Yo tengo un montón de ganas de hablar contigo. ¿Te puedo llamar?”

Mensaje 2: “Veo que no contestas, lo estás pasando genial y yo no quiero joderlo todo con mis comeduras de cabeza. Mañana hablamos, aunque seguro que estás de resaca. Jajaja.”

Mensaje 3: “Tenemos que hablar. Hay una cosa que te debo explicar”

Mensaje 4: “Sabes qué, prefiero no hablar nada. Solo quiero decir que TE QUIERO. QUE NO PUEDO PASAR UN MINUTO DE MI VIDA SIN PENSAR EN TI. QUE ME HACES SONREIR CON CADA SUTILEZA, CON CADA MENSAJE, CON SOLO ESCUCHAR TU VOZ. Sé que es precipitado. Pero se me ha pasado por la cabeza la simple idea de perderte y se me rompe el corazón. Me he borrado el perfil, para que veas que solo soy tuyo. Llega ya a casa y quedemos. TE NECESITO

PI, PI, PIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIII
(Parada cardiorrespiratoria, ataque al corazón, infarto, nauseas, mareos, vómitos y sonrisas)

Tengo la cara desencajada. Le llamo corriendo. Ahora mismo hemos quedado. Tengo que dejaros, tengo que ver y notar que esto no es una fantasía. Quiero abrazarlo. Quiero empezar algo con él.

¿En busca del amor se llamaba ésto? ¿Lo he encontrado?


*
*
*
*
*
*
*
*

ÉPILOGO:

Hace un mes ya de todo ésto… Ay amigas. Soy lo peor. Llevo un mes como una princesa. Como una reina. Puede que incluso mejor que cualquier escalón de la monarquía, pero ayer la cagué.

Andrés no sabe nada. Me ha visto rara esta noche. Hemos tenido sexo, del salvaje, del guarro… pero ha desaparecido esa química. Esa magia que siempre ha bañado a nuestra historia…

Pero es que he tenido un escarceo. Y lo peor es que he sigo grabada mientras lo cometía… y ahora ELLA y su pareja... me está amenazando… tendré que repetir y ver si con mis armas de mujer puedo lograr un acuerdo que nos convenga…





Os quiero amigas. Os mantendré informadas. Veis como me gusta la locura.

Estas navidades tendréis noticias mías. Jaajaja.


PATRICIA SIEMPRE SERÁ VUESTRA.

4 comentarios:

Nuria!=) dijo...

Por siempre fan de las fotografías de Olsen.

Anónimo dijo...

Por fin!!!!! Patri ha vuelto,me ha encantado y me a dejad cn gnas d mas
P.D:PRECIOSO VESTIDO D NOVIA :)
Maria

Julipy dijo...

Por puntos:

1. Muy fan de los guiños a temas de conversación recurrentes en nuestro hogar (Malú, colegiala, karma...)

2. Detalle hilarante que la némesis sea una niñata.

3. Ya sabes que soy fan de todo lo relacionado con los sueños, y si encima metes los sillones de la voz... sin palabras.

4. El error garrafal con el móvil me ha encantado.

5. Aún me ha encantado más el final... ESPERO CAPÍTULO APOTEÓSICO PARA NAVIDADES.

Anónimo dijo...

K divertido desenlace, me ha encantado. Y patri volvera como el turron, a casa x navidad! Anda que se podia andar kieta, esta chica..!
Esperando su proxima aventura
Belen