sábado, 24 de agosto de 2013

Inténtalo


Si quieres algo, ámalo y trágalo.

miércoles, 21 de agosto de 2013

domingo, 18 de agosto de 2013

En busca del amor - 2x01- La Isla del Amor

-->
Todo se termina aquí. De la mano de mi último amante bandido. De pie junto a mi prima, la pesada, que tiene un galgo transformado en bolso de unas dimensiones parecidas a las del animal real. Siempre con las iniciales de esas maravillosas diseñadoras que no podían haber puesto una tetera, unos escalopines en salsa, un bote de mostaza, unos cuervos, un colibrí… No, un galgo. Ella más nerviosa que yo. Yo, perfecta. Queridos y queridas, soy divina hasta delante del juez. Mi falda de tubo me aprieta la cintura, pero debo ser una señora y nunca voy a dejar de serlo. Nuestras manos, las de este desalmado que me ha conquistado el corazón, y yo, ahora que lo pienso, no sé que le he conquistado y eso, me duele, me hace dudar y me amplia el soplo del corazón, pero aún así, nuestras manos están entrelazadas. No sé ha separado de mi ni un solo minuto. Somos pocos y él, está ahí. No hay mucha gente en la sala. Es un juicio rápido, sencillo y sin dolor, casi como la depilación. (He dicho casi con un tono irónico que el pc casi se me bloquea)

Mi prima llora. Saca más galgos estampados en un pañuelo, que viene en un neceser con el mismo animal. Le quemo la casa un día de estos cómo la vea con bragas de la dichosita marca. ¿Qué hombre no se va a reír si te ve en el chumino un galgo? ¿Quién?  Me imagino la escena “¿Quieres venir a mi cama?” “¡Oh, si, quiero que nos acostemos!” “¡Siiii, cómeme el galgo!” … *Hombre corriendo despavorido en calzoncillos y sin ganas de mirar atrás*

Salgo de mis fantasías. El juez ha entrado de nuevo en la sala.

Desde el juzgado de primera instancia de la Ciudad de Benidorm, Alicante, establezco que la presente, Patricia Sorian acusada de un delito informático de Exhibicionismo, provocación sexual relativo al mercado y a los consumidores” es …

Se para el tiempo. Me va a dar algo. Estoy llorando en silencio. Esa será la decisión que guiará mi vida en el futuro. Soy como la princesa Cristina con todo el lio de su marido. Soy la Isabel Pantoja de Benidorm (Gracias a Dios, que sin ese señor del bigote y los pantalones por los sobacos). Soy como la Wynona Ryder, Martha Stewart o Paris Hilton. Soy como Britney cuando perdió la custodia de sus hijos. Soy la Lidia Lozano de la sala. La Carmele Marchante de los periodistas. El pianista de “Cine de Barrio”.  No os lo voy a negar, si acabo en la cárcel, terminaré siendo la puta de alguien. La moneda de cambio. La chica del momento. Jesucristo bendito la que puedo liar en la cárcel…Ese será mi futuro. Siempre he ascendido rápidamente en ambientes sociales nuevos. Y más, cuando hay rejas, cadenas y bolleras que son la definición del propio concepto. Consideradas las mejores ilustraciones del lesbianismo ilustrado. Carrera de cuarto de Historia del Arte. Primero apruebas Gótico I, luego Gótico II y pasas directamente a “Lesbianismo Ilustrado. La lesbiana cero. El inicio del mundo lésbico”.

El juez vuelve a mover la boca. Un golpe seco hace que las puertas del juzgado se abran. Las puertas del infierno me esperan. Oigo unos tacones conocidos. Alguien ha entrado en la sala y sabe como moverse. No me lo puedo creer. ¿Son ellas?


*** Tres meses antes***

¿Os pensabais por un solo momento, que Patricia no iba a aparecer este verano con sus historias, su piel morena, sus caderas, sus operaciones de costillas flotantes, su manicura francesa, sus pelucas para ocultarse de la INTERPOL, su locura congénita y hasta puede que sus amores/condenas judiciales? ¿Os lo pensabais? Hijas mías, he caminado más que las putas del Bagdag han bajado por la barra de poledance, he corrido más metros que los kilos que ha perdido la princesa con todo esto de que casi va a prisión, he viajado más que las maletas de las Olsen, he comida más que Falete y he follado…. Lo que no está en los escritos. Se han caído las murallas de la perversión. De los sin sabores. De los amores de verano y de los amores de verdad. También os he echado de menos. (Lo dejo para el final, para que veáis que os amo, pero que no os doy una posición privilegiada en mi vida, porque no quiero fans histéricas)

Todo comenzó en ese pueblo de Cuenca. Nuestro refugio durante una temporada. (Cuatro días, siete horas, quince minutos, tres segundos. Luna creciente. Dos días nublados, uno con sol. Otro de resaca. 40º, 34º, 33º y 45º grados respectivamente. Humedad sobre el 36%. Sale el sol a las 7:36. Comienza la noche a las 21:34. Las campanas de la iglesia tocan a las en punto, y cuarto, y media y menos cuarto. Los entierros son a las 19:00 lo sábado. Los bautizos a las 13:00 los domingo. La novena es todas las tardes a las 17:30. Se juega al mus desde las 14:30 hasta las 16:05. Paga todo quien pierda…. Se limpian las calle los martes y los jueves. Hay mercado cada dos viernes….¿Veis lo bien lo que llevaba? Nada paranoica. Nada agobiada. ¡¡NADA!! ¡¡NADAAAA!!)

Pero hijas mías, soy tan poco rural como lo puede ser la Lomana. No me gusta el campo, odio las piedras y las picaduras… ¿qué decir de las picaduras? Malditas calles empedrada. MALDITAS. Tengo los tobillos que ni el cuello de Paquirrin.

En lo que respecta a las labores de casa, teníamos que ayudar y con por eso, nos dividimos las tareas y yo me quedé con los animales. Me hicieron gracias las gallinas, os lo reconozco. El resto de los animales, les daba pienso y si los veía ni me acuerdaba. Como con los hombres. Pero con mis gallinas, me reía y todo.  Cada una tenía su nombre.


Eran nueve. Yo la presentadora del concurso. Jugábamos (o más bien, jugaba yo con ellas) a Hen’s Next Top Model. (Gallinas Modelos, podía ser en España).
  • Beyonci: Una gallina hermosa. Negra, latina, salerosa, malvada y con un culo como el de la gran cantante latina. Era mi favorita. Se fue la segunda…. (Una pelea. La organización no soporta la violencia).
  • Bimbu: Una moderna de mucho cuidado. Con cresta rubia (le teñí una creta con agua oxigenada… Los padres de Carmen dicen que ese fue el motivo de que no pusiera más huevos). Era genial, unos pasos en la pasarela de infarto y además era fotogénica. Quedó finalista. Puede que se tomara un poco mal no ganar… pero hija, la vida en la TV Gallina, es así.
  • Calderita y Currandera: Eran gemelas. “Hermanas malvadas” como las llamaba yo. Competían en pareja. Verdaderamente sabían como camelarse al público. Llegaron lejos, pero Calderita era una gallina loca y decidió abandonar antes de la final. Nos trastocó la organización semanal, pero hicimos repesca.
  • Muralla: Era la gallina del corral. La líder. La que establecía los pilares. La mandona. Una gran profesional, que sus más de 14 años en el mundo de los realitys, le habían dejado marcada. 
  • Detroy: Enamorada de Bimbu desde el primer momento. Bollera confesada. Loca de nacimiento. Amante de los riesgos. Ganadora sin precedentes.
  • Mireya: Patosa, enclenque y verdaderamente una gallina desconfiada. Las primeras horas fueron demasiado para ella, y tristemente no llegó a las siguiente. El jurado fue severo con su decisión.
  • Visage: Ella era la señora. La educada, responsable, pechugona y amada de casa. Experta en poner huevos y lucir sus bellos senos. Fue segunda en la competición, no sin antes levantar muchas heridas del pasado.
  • Olivieta: Rumana de procedencia. Italosueca de corazón. Exótica. Hiriente con sus comentarios. Peleona y cizañadora. Una gran concursante.
Así me pasaba la mañana y parte de la tarde. Jugando con mis chicas. Verdaderamente me divertía, pero echaba de menos a los hombres. En algún momento del concurso, decidí hacerme lesbillina. Pero eso de acostarme con alguien con tanta pluma, que ponga huevos, tenga las uñas tan afiladas y coma picando cosas del suelo, se lo dejo para mis amigos gays, yo quiero pelo, alegría y músculo.

Era un pequeño pueblo. No habría más de quinientos habitantes. Cuatrocientos de ellos por encima de los sesenta. Tuve que sacar la artillería pesada.

Mis affairs fueron de culebrón de telenovela colombiana.
  • Me acosté con el monaguillo. Tenía que tener a Dios de mi parte, que mis pecados son muchos y no gano para subir a la iglesia. Si me confieso en la cama, después de cuatro o seis empujones, me ahorro la maldita cuesta.
  • Conocí la barra del panadero. (Pan de piña, del Extremeño, del que me gusta)
  • Piqué con el pez espada del pescadero. (Al principio pensé que era salmón ahumado, pero yo al pescado nunca, NUNCA hago ascos)
  • Y comí salchichón del charcutero. (Era más bien una salchichilla juguetona…)
  • Pero verdaderamente quien me sedujo fue el mecánico del pueblo. Dame una funda, un poco de grasilla del recambio de las bujías del encendido del motor y yo me caso sin separación de bienes.
Fue un amor error amor de verano. De los peores, pero de los que merecen la pena. Varias horas (si, horas, si) de relación (todo esto, a esperas de si se hacía una segunda temporada del reality de las gallinas o no) me pide que me vaya con él, esa misma noche a la costa.  Me quedé a cuadros, pero verdaderamente, estaba muy cansada de la rutina de la vida de pueblo, de que las mujeres me mirasen con una putilla barata, de que nuestro coche fuera el vertedero municipal, de que la palabra puta perdiera su significado, de que me tirasen lejía por los callejones, de que en la iglesia los sermones fueran en honor a mi alama endemoniada, de que no pudiera jugar al mus,…. Y todo esto porque puede que alguno de los hombres con los que tuve sexo, estuvieran algo comprometidos /casados/ esperando un hijo…. O fueran gays. (A ver si ahora voy a ser una especie de conversora de orientación sexual y de esto se entera el vaticano y termino siendo funcionaria del DST (Dios Supremo y Todopoderoso) que nos mira y nos guía por el sendero de la penitencia y del perdón eterno) .Además, paso de irme al Vaticano. 

Hice las maletas como quien va a comprar al DÍA, sin mirar, porque todo se necesita. No quería ver que metía. Mis amigas lo entendieron. Besé a Jamelia con dolor en mi corazón, pero con la confianza de que nos íbamos a encontrar en el futuro. Carmen, me dio el mejor consejo que nadie me ha dado nunca. Ella es así, justa.  (El secreto me lo guardo, que está España como para regalar algo). Las abracé mientras mi hombre tocaba el claxon.

Lloré mientras las miraba por el retrovisor. Espero que esta puta vida nos vuelva a hacer coincidir. Y sino, tranquilas, que yo haré que volvamos a vernos.

Cuatro horas después, varios coitos por el camino y tres kilos menos por causa del sudor, llegamos a Benidorm.  Os voy a ser sinceras, fue llegar allí y ver que esto, no iba a durar ni un telediario.

Jacinto (ni una bromita con el nombre) tenía un apartamento propiedad de su tía encima de un bar llamado “La Isla del Amor”. (¿El karma quiere dejar de mandarme señales para que sea la chica más infiel del ciberespacio, de todo el litoral mediterráneo y seguramente de la península ibérica?).

Todo tenía un toque retro, vintage, chispeante, incluso diría yo que efervescente. Esta parte de Benidorm estaba anclada en los sesenta. Me encantaba. Las pin ups siempre fueron una de mis decoraciones en la carpetas escolates. Eso y varios grupos poperillos del momento que nos hacían ser malas a chicas decentes y carismáticas como yo.

El quería dormir. Yo conocer la ciudad. Yo me fui al bar. Él a la cama… Empezamos bien.

Varios cocteles después. Seis o siete chupitos procedentes de mano del camarero con la excusa de “Invita la casa” y puede que dos o tres bailes en la tarima, comenzaba a amar Benidorm.

Reconozco que la tarima me llama. Este antro vintage estaba de capa caída y yo, como buena vecina que iba a ser desde ese momento hasta que mi vena bipolar decidiera que era momento de cambiar de ciudad, decidí ayudar. En el instituto y gracias al taller de teatro, una optativa chorra que me ayudó a soltarme un poco y definir mi concepto de la bisexualidad (un concepto inexistente. No os engañéis. Si dudáis, lo sois. Yo os quiero igual), interpreté a una cabaretera lisiada que tenía que hacer su última función antes de ser ingresada en la clínica para así poder pagar la boda de su hermana, una tartamuda marimandona y mezquina.

Me acerqué a lo que parecía ser el dueño del local. Un sueco que se vino a España en los sesenta a buscar mujeres latinas y éxito en la costa. De los depilados de los pies a la cabeza, con un moreno tan poco natural como el anuncio de tampones de la chica esta que no tiene sangre. Con un brillo que recorría su cuerpo como el Tajo cruza España y un escote que ni mi mejor vestido de Gucci. Le expliqué la cosa y me dijo “Zorripituela, eres una amoris. Sube y baila.”.

La cosa no fue nada mal. Trabajo los martes en “La isla del amor”. Soy “Zorripituela Gaga – La diva del Cabaret”.

El bar cerró y yo me fui para casa. Las ganas de mear fueron mayores y me coloqué discretamente detrás de unos setos /tiestos. Una risa masculina me asustó en esa situación tan personal e íntima…. Me giré con las bragas por los tobillos, el vestido por la cintura y mi pelo por todo la cara. Era el camarero. La verdad que no me ponía nada, pero me tocó las narices que se riera.  Estaba tan borracha que dije “si miras, pagas”. Y me tiró cinco euros. “¿Te crees que soy una puta?” (Sigo con las bragas bajadas y casi con un cartel luminoso apuntando hacia mi). El no dice nada. Me mira. “Te estoy hablando”. Sigue con esa cara de atolondrado con la que servía. Meo. No me importa para nada ese gilipollas. Me coloco todo y veo que sigue ahí de pie.  “¿Qué coño quieres?". No dice nada. Se acerca. Me separo y tropiezo. Me agarra del brazo para que no me caiga en mi pis y me besa. “Has sido lo mejor que me ha pasado esta noche” me dice por primera vez desde que su faceta de voyeur sale a la luz.

No llevo ni 24 horas aquí y ya le he sido infiel a Jacinto. Comienza bien esta aventura….

Nos fuimos juntos. Estaba muy borracha. Dormimos abrazados. NO HUBO SEXO. (Os lo dejo claro, para que luego no tengamos problemitis)  Todo está borroso por la mañana. Llego al salón y veo como una loca y otra loca, pero esta masculina, están cantando a voz en grito y con una bata de andar por casa, como si de un vestido de cola se tratase, a María del Monte en el momento culmen de su carrera (en el caso de que alguna vez lo haya tenido).

Se presentan. Diana del Valle, aragonesa con vena de tonadillera y Rober, mallorquín con vena de Drag queen…

En ese momento, sale el camarero de la habitación. Me mira. Habla: “¿Café con un croissant?”

Sonrío. Y veo como su culo camina hasta la cocina.

Las otras dos locas me miran. Me abrazan y me dicen: ¡Cuidado, cari, te hará sufrir!

Mientras, a más de tres diagonales de Benidorm, un correo electrónico llega a mi bandeja de entrada…. Asunto: ¡Tenemos que hablar!

¡Esperad el segundo capítulo amigas! Viene, como dice Diana del Valle, por la vena de las más grande. Con arte y salero. ¡Olé!

Os quiero.

Patricia.

lunes, 12 de agosto de 2013

Entrevista - Próximo estreno de la segunda temporada de "En busca del amor"

-->
El vaivén de la pequeña góndola me estaba tranquilizando los nervios que mi joven cuerpo no estaba acostumbrado a soportar. Hoy iba a ser uno de los días más importantes de mi carrera. Tenía la entrevista que deseaba. Si os soy sincera, os debo reconocer y reconozco que los nervios también se me quitaron cuando vi a ese adonis enfundado en una minúscula camiseta de rayas y unos perfectos y ajustados pantalones de pinza azules. La imaginación volaba. Gracias a mi abanico pude controlar la temperatura corporal.

Mi figura se deslizaba por los imperiales canales venecianos hasta llegar a mi destino. El magnífico y lujosos Hotel San Cassiano era mi punto de encuentro. El grandilocuente y amplio hall dejaba entrever lo que verdaderamente esta joya italiana escondería en su interior. Todo me transportó a otro época. A otro mundo. A la Italia clásica.

No pude entretenerme demasiado contemplando las obras de arte que decoraban sutilmente las paredes de este magnífico palacio. Mi invitado ya estaba sentado. Disfrutaba de un elegante gin tonic. Perfectamente camuflado. Un huésped más. Con clase. Con lujo. Jorge Zarauza, autor de “En busca del amor”, creador de Patricia y todas sus aventuras, no hizo un pequeño hueco en su apretada agenda antes del inminente estreno de la segunda temporada.

La entrevista comienza así:

M: ¿Patricia? …¿Por qué Patricia?
J: Necesitaba romper un poco con la línea que Olsen estaba cogiendo. Quería un toque de cercanía, proximidad en este nuevo personaje. Quería alguien que pudieras decir por la calle “¡Mira, esa podría ser Patricia, la del blog”. Quería poder verla en todos lados e imaginarme como saldría de cualquiera de los líos en el que se pudiera meter.


M: ¿Qué parte es real y qué parte es inventada?
J: (Risas). Patricia tiene muchas similitudes con su creados al igual que tiene infinidad de cosas que yo no sería capaz de hacer. Las situaciones son reales en un 90% pero lógicamente son llevadas a una parte cómica y de locura. Se necesita crear una serie, contar algo y que a la vez te puedas reír con ella y sus ideas disparatadas.

M: Continuando con este tema, ¿qué locura de Patricias ha disfrutado usted más escribiendo?

J: Es una pregunta muy complicada. A todos los capítulos les tengo mucho, mucho cariño. El piloto es uno de mis preferidos, pero sin duda con el que más disfruté y con que más me reí, fue con “En busca del amor – Día 8 - Caos en Manilva (Parte I)”. No podía parar de releerlo una vez lo había terminado de escribirlo.

M: En la vida real, ¿sería su amigo?

J: Por supuestísimo que si. ¿Quién no querría tener a esa chica entre sus amiga?

M: En unos días, comenzará la segunda temporada de la chica estrella de la blogesfera, ¿Qué esperamos de esta nueva temporada?

J: (Sonrisa) Esta temporada va a ser un no parar. Tendremos saltos en el tiempo, conoceremos a nuevos personajes con unas personalidades desconocidas hasta el momento. Se producirá un borrón y cuenta nueva en ciertos aspecto de la vida de Patricia. Desaparecerán algunos personajes de la primera temporada, tendremos reencuentros, mentiras, aspectos legales, problemas con la ley, engaños, lágrimas....  y lo más importante…. Podemos decir que vamos a ver a Patricia en una situación nueva para ella.

M: Hasta ahora sólo conocemos a Patricia por su blog y su twitter. A muchos de los seguidores, nos gustaría poder leer sus aventuras en Facebook… ¿hay algo pensado?

J: Patricia se escribe en el blog porque representa de esa forma, un pequeño diario de la joven. Desde mi punto de vista, se perdería mucho si se adaptase a Facebook. De momento, se mantendrá el formato de la primera temporada.


M: Si la vida de Patricia y todas sus amigas fuera llevada a la gran pantalla. ¿Nos puedes decir que dos actrices podría aparecer?

J: Bueno, en primer lugar, decir que ninguna de ellas sería Patricia, pero me encantaría que apareciesen: Chloë Sevigny y Maggie Gyllenhaal.

M: ¿Y dos hombres?

J: (Risas) Sería un aspecto que tendría que pensarme mucho. Los hombre de la vida de Patricia siempre me representan algo, incluso valores de los que la protagonista carece. Pero creo que encajarían muy bien: Oliver Bjerrehuus y Giorgio Marchesi. Gente desconocida que podrías encontrarte por la calle. Gente guapa y desconocida.

M: Muchos lectores y lectoras estarán ansiosos y ansiosas de saber más cosas de Patricia. ¿ Qué música le gusta? ¿ Su película favorita? ¿Su trabajo ideal?

J: Patricia escucha de todo. Ella es de las grandes divas de siempre. Mujeres con una voz característica, luchadoras y sobre todos transgresoras. Ella es de Tina Turner, Anastacia, Janet Jackson, Aretha FranklinEn los que respecta al cine, su película favorita y que se ha visto más de mi veces es “Con faldas y a lo loco”. Sabemos que Patricia es dependienta, es una persona humilde. No tengo muy claro su trabajo ideal, pero debería ser cara al público y en algún puesto que tuviera poder, mando.

M: Patricia no deja de salir, beber y disfrutar de lo que la vida le depara… ¿ Qué tal su economía?

J: (Risas) Patricia es una bala perdida. Ella vive por encima de sus posibilidades. Prefiere no comer a final de mes, que privarse de una copa cuando más le apetece. Ella es así. Una gastadora.

M: ¿Qué tipo de hombre la haría replantearse su vida?

J: Creo que esa pregunta a lo mejor, se podrá responder en esta nueva temporada…

M: Y para finalidar…. Me gustaría en nombre de mi revista y en el mío propio, dale las gracias y me querríamos que nos comentase ¿Qué futuros proyectos tiene? ¿Algún spin – off? ¿Más temporadas?

J: Muchas gracias a ti, Manoli, ha sido un placer. En lo que respecta a futuros proyectos, todavía están las cosas muy en el aire. Me gustaría hacer un spin-off pero no logro llegar a decidirme del todo. De momento, quiero disfrutar de la segunda temporada de Patricia y ver como reacciona el público.

Muchas gracias a Jorge Zarauza por esta maravillosa entrevista. Se despide Manoli Piruletas.

Pd: Si tienes alguna pregunta, comenta en la entrada y las tres mejores, serán contestadas durante los próximos capítulos.


jueves, 8 de agosto de 2013

Valle del Silencio

Habla claro, hijo: confesión de enigmas solamente trae absolución ambigua.