martes, 10 de septiembre de 2013

En busca del amor - 2x02 - Yo con Yara, tú al baño y ella a la mercería.

 
Señorita Patricia, tome su DNI y acompañe al agente a la sala que quiere hacerle unas preguntas – Me dice un chiquillo de estos que no tienen ni pelos en los huevos. ¿Él me da ordenes a mi? (¿Qué se ha creído? ¿Hasta dónde ha llegado la policía de la Gloriosa España (¿Y esta vena facha? Creo que me estoy volviendo loca)? ¡Si yo fuera presidenta…! PI PI PI --- BIPOLARIDAD POWER FULL!!!! ) No me puse farruca, porque la cosa ya estaba calentita y no de la manera que me gusta. Recogí los pendientes de Diana, las pocas uñas que pude rescatar, el calzoncillo roto de Rober y lo metí todo en el Birkin falso (Oye, que mi prima tiene Galgos y yo, pues lo que mi economía de cabaretera me permite. Siempre pensé que la herencia la habíamos repartidos mal y que esos reproductores de Laserdisc (Wikipedia para las más jóvenes en lo que a la tecnología se refiere)  en cantidades industriales no se iban a vender como pensábamos y por lo tanto no saldría de pobre nunca. No saldrá nada más pequeño decían. Calidad inmejorable comentaban…. Que me lo digan ahora que se comen los discos de tres en tres…)

Al caso, que sigo al armario que tenía delante de mi, ese que decían que era policía. Ahora creo que las oposiciones las regalan, me decía una amiga, hace muchos años, cuando veraneábamos en Chipiona: “si tienes un hijo subnormal, no lo pienses más, hazlo policía nacional”…. Creo que en esta comisaría se cumple en toda regla esta frase. Les darán subvenciones…. (Me noto muy anti sistema, pero estaba en todo mi momento de compras maravillosas, a punto de darme unas mascarilla de baba de ballena y huevos de avestruz salvaje cuando me han jodido toda la mañana…)

La cosa es que llego y veo a Diana esposada en la silla y a Rober, con la cabeza agachada, semidesnudo y también esposado. Me preocupo, pero mantengo las formas.  Las tres folclóricas al fin juntas de nuevo. (Esto lo ve María Teresa y nos hace unos de esos programa aburridísimo que tienen los domingo que ocupan toda la tarde y no hace más que salir gente a cantar y volver a revivir vieja glorias.)

Por favor, tome asiento – me dice el armario- ¿me puede contar como sucedió todo? Tenemos una denuncia por escándalo y exhibicionismo público y otra por agresión física a una dependienta…

*** Una hora y cuarenta y cinco antes ***

¡Me cago en toda la farandula del mundo! ¡En los vestido de cola, las peinetas, los abanicos, los lunares, el pelo engominado, los tacones, en el vino manzanilla, el bigote de Isabel Pantoja, en el cuñado policía de La MÁS GRANDE, en Hierbabuena, en el “María de la O” de Marifé de Triana, en la unión de María Jiménez y la Cabra Mecánica, en las gafas de Martirio, los labios “naturales” de Marujita, en el pendiente de Lola Flores, en las ovejitas de Carmen Sevilla, en las flores que vendía Sara Montiel en “La violetera” ,en la tontería que tenía Lina Morgan o en el imperio, de Imperio Argentina.  ¡¡MALDITO EL MOMENTO EN EL QUE NOS HEMOS IDO DE COMPRAS!!


(Tomo aire y comienzo)
La cosa comenzó muy bien. Nos disponíamos a gastar todo lo que pudiéramos en el centro comercial “La Marina”, mi mente católica y creyente se fue directamente a esos pantalones blancos, con esas camisas ajustadas de la grandes fuerzas armadas marítimas. ¿Quién se va a negar a ir a tal maravilloso lugar? Además de tener unas maravillosas tiendas, lujo, famosas que gastan todo su sueldo en estas maravillosas pasillos, dos sex shops, una cantidad incalculable de librerías, temáticas y no temáticas y el museo improvisado de las grandes estrellas del cine. Ay, que maravilla, quién fuera esa Elizabeth Taylor en “La gata sobre el tejado de Zinc”, Dolly Parton en “Magnolias de acero” o Cher en “Burlesque” (Ni un comentario por mis gusto cinematográficos…. CHER ES DIOS (y por la edad y lo bien que se conserva, perfectamente podía serlo) así que chitón)

Y bueno, íbamos nosotras tres, Diana, Rober y yo. Las tres protagonistas de “Embrujadas”. No vamos a decir quién somos quién, porque la cosa se puede poner fea. (Ya nos dimos unas cuantas voces intentando meternos en la piel de esas maravillosas brujas) (Además, nunca llegamos a un acuerdo…) (Sólo voy a decir que yo tengo cualidades de Phoebe y además mi físico… pero no quiero meter cizaña…) Pues eso, que llegamos allí con música de fondo y todo. Rompedoras. Seductoras. Elegantes. Nos dividimos rápidamente. Separamos el poder de tres. Eso era inmenso y cada uno quería ir a sus vicios.

No he dado ni dos pasos y oigo unos gritos de raposa mezclada con un cernícalo asesino que creo que se dirigen a mi persona. (Creo que era la señal sonora del Karma queriendo jugar conmigo. Esatarde iba a sufrir cuatro ataques, y en unos segundos empezaría el primero). Me dispongo a ver un escaparate como quien contempla un lingote de oro. Rezo a todos los santos que conozco para que el espectáculo se termine ahí. Fui una ingenua. Otro grito y la gente comience a cuchichear. Me giro y la veo. Es Yara. Una antigua compañera del trabajo que se pidió el traslado a la costa, porque se había enamorado de un vikingo. Si amigas si, de un vikingo. Os explico. La cosa es que ese Homo Neardenthal del que Yara quedó prendida en cuanto lo vio no era más y nada menos que el primo del dueño del Casino más famosos de las costa mediterránea. Trabajaba de animador en la sala “Mundo Salvaje”. Como dos personajes de “Al salir de clase” se fugaron juntos y me la tengo que encontrar aquí. En Benidorm.

Nos saludamos como si hubiéramos sido amigas en el otro centro comercial donde estuvimos trabajando. Nos dimos el abrazo más grande, que dos personas falsas se pueden dar ante los ojos  de todos los consumistas. Yo flipaba en colores. No sabía dónde meterme. Nos ponemos al día mientras tomamos un café. Me puso al día en unos 45 min. Yo no pude meter baza. Unos minutos inmensos. Gracias a dios, me sonó el móvil.

Número desconocido. Descuelgo. “¿Podemos hablar?” Cuelgo. Era Andrés. ¡¡ANDRÉS!!. No podía ser. No ahora. No aquí. No este verano. No en este momento. No. No él. Todavía no. Mi mente se quedó en blanco unos segundos.

No había pasado ni un minuto, cuando escucho las voces de Diana en la mercería. Los guardias de seguridad la están sujetando. Me acerco mientras Yara me pisa los talones. La miro y la veo enfurecida. Los ojos fuera de sus orbitas. Cómo hasta arriba de rebujito.  Me fijo y en sus manos, un mechón de pelo.

Casi me da algo. Miro a la victima de este huracán de Triana y me encuentro a una de las dependientas, tumbada en el suelo. En posición fetal. Llorando. Y mientras, mi querida compañera de compras gritando, que “María de Monte es mucho mejor que esa Hija de la grandísima p**** de Chayo Mohedano” (Palabras textuales de una maldita loca de la farandula española) (YO NO ENTIENDO EL AMOR QUE TIENE ESTA MUJER POR MARÍA DEL MONTE, DE VERDAD OS LO GRITO)

La policía me advierte que se la tienen que llevar a comisaría. (¿Y el psiquiátrico no entra en el lote?) Intento sacar el móvil, no sé que hacer, verdaderamente estoy flipando. Jesucristo bendito. Mientras, llamo a Rober (o lo intento) escucho a la otra loca diciendo que “le coman todos los pelos del higo”. Yara ayuda a levantarse a la pobre dependienta. Llorando, y para calentar un poco más, escupe al suelo y dice “La desgracia pa' ti, pa' tu cuerpo, pa' tu gente y pa' todas las folclóricas a las que admires”. (Yo no puedo estar más en shock. ¿Nos acaba de maldecir? ¿MALDECIR? Me llega a escupir en los Jimmy Choo (que vale que no tenga dinero, pero un mes comiendo arroz del DÍA y puré de patatas, me da para estos caprichos y para terminar harta de esos dos platos) saco la espada y la corto en dos como si de Xena: La Princesa Guerrera me tratrase. )

Hablo con la policía y les digo que me voy en mi coche.  Camino del aparcamiento y sin noticias de la reinona de Rober (¿Para que salgo con gente desequilibrada de compras?) me encuentro que alguien sale del baño de señores escandalizado.

“Putas mariconas” comenta. Yo, como si esto fuese una obra mala de Bárbara Rey, me dispongo a mirar, porque algo en el fondo de mi ser sabía que Rober, iba a esta metido en esa situación.

Discretamente abro la puerta del baño y casi pierdo la consciencia. Me encuentro a Rober, desnudo. (SI, DESNUDO) y rodeado de hombre. A ver como trato este tema porque es fuerte….


“El origen de esta práctica sexual se remonta al siglo VII A.C cuando se empleaba como castigo sexual (en este caso, yo no veo a Rober muy afectado...) a una mujer.  Se usaba esta práctica para castigar delitos de infidelidad.  Etimológicamente, la palabra BUKAKE es la forma sustantivada del verbo japonés bukkakeru (打っ掛ける), arrojar agua o salpicar; a su vez puede ser descompuesto en dos verbos butsu (ぶつ) y kakeru (掛ける).”


Después de estas clases de japonés avanzada y necesarias para una vida "pasional" y amorosa en Japón,  que ya os pasaré la factura, os podéis imaginar lo que mi compañero de compras estaba haciendo. No me escandalizo con facilidad, lo sabéis, pero creo que estas compras en este centro comercial, me han superado en todos, TODOS los sentidos. He llegado al cupo, al cupón de todas las situaciones surrealista.... (Ingenua...)

Antes de poder darle un grito, y que se levantara, dos guardias lo zarandena por las axilas y se lo llevan. Me miran y me dicen: "A la misma comisaría que la fan de María del Monte, señora"

Señorita, puntualizo.


Ni un mísero zapato me he podido comprar. Ni tres pulseras he podido robar en Claire’s. Ni toquetear las carteras de Mango. Ni deshacer los montones de jerseys de Zara. Ni retocarme el maquillaje en el baño. Si mirar a los dependientes de Stradivarius. (ESTA ES LA PARTE PROMOCIONAL DE LAS MARCAS QUE FINANCIAN OLSEN) (Ya pudieran....) Nada, nada, todos para la comisaría.

Tras explicar la situación. Haber llamado a Yara para que la dependienta quitase la denuncia de Diana, intentase seducir al policía para que Rober se librase de la multa por exhibicionismo, y finalmente fuera él, con su amor a las felaciones quien se librase de la multa, salimos de la sala de interrogatorio. Yo ni los miro. Les doy lo que pude rescatar y me acerco al mostrador para preguntar por un supermercado. Le quiero hacer una cena romántico a mi camarero. (Nota mental: Llamar a Jacinto…)

“¿Patricia? ¿Es usted Patricia?” Le miro sorprendida y le digo que si. Me da una carta y me dice: “Acaban de dejar esto para ti”.

Se acercan mis amigas las locas y mi mirada de loba las detiene. Se van lentamente hacia la puerta. Yo también salgo. Necesito aire.

“Querida Patricia:



No nos conocemos personalmente, pero si hemos hablado por internet. Bueno, más bien yo me he dirigido a usted. Tranquila mujer, no soy un psicópata que te ha visto por cam. No soy un enamorado de tu cuerpo, de tus curvas o de tu personalidad. Soy algo más que eso. Soy el dueño de la compañía que tantas alegrías amorosas y otras tantas decepciones te ha dado. Me gustaría, si no te importase, ponerme en contacto con usted para realizar un proyecto juntos. Todos sabemos que “Buscolove(L).com” cerró de manera poco ética. Sería complicado hablarlo todo por carta.  ¿Qué mejor que un gin tonic para poder hablar de negocios? Piénsatelo. La cifra no importa. Estaremos en contacto… bueno, yo, me pondré en contacto contigo.



Pd: Acuérdese del contrato que firmó cuando aceptó los “Términos y condiciones”.



Un saludo.



El administrador.”

Acto seguido suena el móvil….

Amigas, creo que me voy a ir a la playa a beber. O a tirarme de cabeza y nadar hasta otro país.

Las cosas se me complican.

Os quiero.



Patricia.

Pd: Patricia dedica esta capítulo a una persona muy importante para ella. Solo debo decir "hoy es viernes y toca desmelenarse... sexy me voy a pone..." PARA TI, CORAZÓN.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Diosito q ganorrias tenia de nuevo capitulo!!! quiero mas!!!

Gracias Patri x dedicarme este capi,te echare tantisimo de menos!!

PD: No me mires de perfil..que te he visto, se que no me quitas ojo, si me pierdo por ahi, doy mas morbo no puedes dejar esa barra...

Julipy dijo...

Croe que muero de risa con los pequeños detalles del capítulo de hoy.
Laserdisc
Vino manzanilla
Cher
Raposa mezclada con cernícalo asesino
Yara y el falsísimo saludo
jajajajaja
EL ATAQUE DE IRA CON MARÍA DEL MONTE jajaja
Dieta a base de arroz y puré de patatas
La maldición gitana
El mirar a los dependientes de Stradivarius! jajajajaa

Me gusta por dónde va tirando esto con la carta del administrador. No puedo esperar a saber qué más pasa!

Anónimo dijo...

Casi me muero en mañolandia de un atake de risa! jajajaja
Como decia leti, AMEN AMIGA! jajaja
:)