viernes, 13 de febrero de 2015

Calor del verano.

Lo verdaderamente bonito del absurdo (absurdo, entendido como concepto)
 reside en lo irracional del pensamiento.